Ministerios Plenitud De Vida
 Libertad o Esclavitud


 

 Navigation key

The Article Archives
Topic: Meditaciones, Anabel Gillham

Libertad o Esclavitud

March 17, 2014
Anabel Gillham
tweet this  share this on facebook  



Libertad o Esclavitud

“Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció” (2 Pedro 2:19)

Leí este versículo y decidí escarbar un poco más profundo para entenderlo mejor. Revisé con mi amigo el Sr. Webster (diccionario), para clarificar algunos significados.  

Vencer: obtener lo mejor en una competencia / prevalecer sobre / conquistar / ganar.  

Esclavo: una persona que no tiene libertad o derechos personales / uno dominado por alguna influencia.

Imaginémonos una persona “esclavizada” a algún tipo de drogas.  ¿Cómo es? Bueno, de lo que yo he leído o escuchado de las personas que hemos aconsejado, es una persona impulsada con una meta apasionada –satisfacer una necesidad que lo consume.  Este deseo puede ser tan poderoso y consumidor que al buscar satisfacerlo él está en peligro de dañar a otros o a sí mismo. Todo su cuerpo está gritando por satisfacción –el sentimiento de bienestar que esta “fuerza” dentro de él traerá cuando esté “bajo la influencia” (high)

–cuando sea “conquistado” por esta urgencia –esta necesidad frenética.  Cuando esto sucede, él tiene el sentimiento de que todo está bien.  Tiene confianza.  No tiene temor.  Hace cosas que normalmente no haría. Su voluntad ha sido “anestesiada.”  Él no tiene
control.  Está “esclavizado” a su impulso.

Señor, sé que otras cosas pueden controlarme –no tiene que ser una sustancia que abusa mi cuerpo como las drogas o el alcohol. Puede ser enojo, orgullo, o depresión, cualquier número de cosas, y cuando yo estoy bajo el “control” de estas cosas estoy “esclavizado” a ellas.  Podría cortar con palabras hirientes a alguien que amo mucho, o podría hacer cosas que sé que están mal.  ¡Tal parece que mi voluntad está anestesiada! Hago lo que realmente no quiero hacer.  Estoy bajo el dominio de algo o de alguien.
Ahora, pensemos en una persona esclavizada a Jesucristo.  ¿Cómo es?  Ella tiene una pasión consumidora por conocer
a Jesús y darle honor y esta pasión puede ser tan consumidora y poderosa que esta persona se entrega completamente a sí misma y todo lo que posee para satisfacer esa pasión.  Cuando esta persona está bajo el control de esta “fuerza” hay confianza, no hay temor, hayuna paz que es inexplicable para los demás.  Esta “fuerza interna” lo controla.  Hay una profunda diferencia: una persona
esclavizada a las drogas ha perdido el control de su voluntad –el deseo desesperante de su cuerpo lo controla.  Una persona esclavizada a un patrón de comportamiento, tal como la pornografía, la codicia, palabras de odio, o los celos –está bajo el control de
esa acción.  El hombre esclavizado a Cristo escoge ser esclavizado.  Él escoge colocarse a sí mismo bajo el control de Cristo.
Él entrega sus derechos personales.  Su amor por Jesucristo le da un nuevo amor por los demás y por su bienestar.  Su voluntad ha sido comprometida hacia Cristo y es con nuestra “voluntad” que nosotros hacemos decisiones.  ¡Tú nunca has puesto en orden tu mente para hacer o decir nada! Tu mente solo sugiere a la voluntad qué hacer y la voluntad hace la decisión.  Entonces, después de “escarbar más profundo,”  ¿qué hago?  Bueno, me examino a mí misma y le pido al Espíritu Santo que me guie en esta muy personal examinación.  ¿Qué me controla? ¿Qué es lo que me influencia al grado de que hago cosas que yo deploro –cosas de las cuales me
avergüenzo- cosas no de acuerdo a mi decisión de estar bajo el control del Señor. Y cuando yo comprendo, cuando llego a estar consiente de estas “deplorables” acciones, entonces le digo a Cristo, “No quiero hacer cosas como esta.  Quiero que tú me controles. Gracias por darme esa opción –libertad, o esclavitud.  Teamo. Anabel.

Back to Top

Navigation Key

 Return to topics
 Return to articles